Warhammer 40,000
Más vocoemisiones

Semana 3: Nethamus

Planeta despensa de Konor, Nethamus alimentaba a miles de millones de bocas leales por todo el sistema gracias a sus inmensos océanos de cosechas y complejos de sintesilos.

Tras llevar el horror de la guerra a la capital de las factorías del Sistema Konor y a su fuente principal de reclutas, la flota invasora busca privar de sustento a los defensores imperiales. Si infectan Nethamus, un gran planeta agrícola de clima cálido, cuyas cosechas se extienden a lo largo de hectáreas como inmensos océanos, las fuerzas del Chaos matarán de hambre a sus presas. Sin los suministros de víveres de Nethamus, toda la capacidad militar del Astra Militarum desaparecerá. Peor aún, la Death Guard y sus aliados podrían distribuir los alimentos contaminados por todo Ultramar. El consumo de esos alimentos infectados provocaría una hambruna epidémica que empujaría a millones de almas a abrazar los dones de Nurgle.

Mas el Imperium conoce bien el mal que se cierne sobre Nethamus y se ha preparado para el apocalipsis. Los soldados y trabajadores agrícolas han hecho acopio de abundantes reservas en gigantescas tracto-factorías, así como de silos sintetizadores, capaces de producir suficiente comida para abastecer a los defensores del Sistema Konor. Las astronaves de guerra imperiales lanzan desde la órbita bombas magmáticas para incinerar grandes extensiones de terreno. Cuando la primera oleada de la Death Guard llega a la superficie, libera sus patógenos en la atmósfera. La propagación de las epidemias se frena en seco ante las grandes cortinas de fuego y los kilómetros de tierra yerma, donde las nubes de cenizas se mezclan con esporas daemónicas y crean una lluvia pútrida.

La corrupción de Nethamus está contenida, pero si los defensores imperiales no consiguen rechazar también a los atacantes, no servirá de nada. Las formaciones de blindados del Chaos han lanzado repetidos ataques contra las tracto-factorías móviles. Por el momento, el coraje de los carristas del Astra Militarum y el Adeptus Astartes las ha mantenido a salvo, pero los vengativos guerreros del Chaos han hecho saltar por los aires algunas de las que habían quedado aisladas y han abordado otras, asesinando a los trabajadores y arruinando el cargamento. Si las fuerzas imperiales siguen perdiendo tracto-factorías, podría producirse una hambruna en Konor y las regiones vecinas en cuestión de semanas.

LA MISIÓN DE ESTA SEMANA