Warhammer 40,000

El universo de Warhammer 40,000

Durante más de cien siglos el Emperador ha permanecido sentado, inmóvil en el Trono Dorado de Terra. És el Señor de la Humanidad por la voluntad de los dioses y dueño de un millón de mundos por la fuerza de sus incansables ejércitos. Es un cascarón podrido que se retuerce en secreto gracias al poder de la Era Oscura de la Tecnología. Es el Señor de la Carroña del Imperium, por quién se sacrifican mil almas cada día, por quien se brinda con sangre y se devora la carne. Sangre y carne humanas, la materia de la que se compone el Imperium. Ser un hombre en estos tiempos es ser uno entre miles de millones de desconocidos. Implica vivir en el régimen más cruel y sanguinario imaginable. Éste es el relato de esa época.

Se trata de un universo en el que puedes vivir hoy, si te atreves. Ésta es una era oscura y terrible en la que no hallarás esperanza ni sosiego. Si quieres formar parte de la aventura, prepárate ahora mismo. Olvídate del poder de la tecnología, de la ciencia y de la humanidad. Olvídate de las promesas de progreso y conocimiento, ya que no hay paz entre las estrellas, tan solo una eternidad de matanzas y masacres, y las carcajadas de unos dioses sedientos de sangre.

No obstante, el universo es un lugar muy grande, así que hagas lo que hagas, nadie va a echarte de menos…

Parece que el fin de los días está cerca. Traidores, mutantes y herejes se rebelan en números sin precedentes. La maldición de lo psíquico devora el alma colectiva de la humanidad. Las energías impías del warp estrechan el cerco sobre el velo de la realidad y cada día la inevitable perdición está un poco más cerca…

Habitar en el Imperium de la Humanidad es habitar una pesadilla distópica. Las masas anónimas de la Humanidad son un mero grano en el molino de la supervivencia, una abundante fuente de combustible que mantiene en marcha las ruedas sangrientas. Millones de personas trabajan en los confines iluminados por el fuego de mundos factoría, y generaciones enteras viven y mueren sin ver el cielo. Las ciudades colmena gimen bajo el peso de poblaciones humanas inimaginablemente numerosas cuya existencia está condenada al trabajo y al dolor. Desde las bodegas de vastas astronaves a la monotonía sin sentido de scriptorums del tamaño de ciudades, desde las madrigueras hacinadas de subcolmenas sin luz a la miseria congelada de peligrosos asteroides mineros, cada día está lleno de dificultades para la gente común del reino del Emperador. Y está bien que sea así. Quienes tienen la cabeza gacha por el agotamiento no pueden mirar hacia arriba y ver los horrores que se ciernen desde la oscuridad.

No puede decirse lo mismo de los líderes de la Humanidad. En ellos recae el peso del saber y la terrible carga de la responsabilidad. Muchas veces a lo largo de su historia, el Imperium se ha enfrentado a grandes peligros, pero rara vez ha encarado tantas dificultades. Los bárbaros Orks se multiplican y se extienden por todos los rincones de la galaxia, llevando consigo la devastación sin sentido. Las legiones inmortales de los Necrons se levantan de sus mundos necrópolis y surcan las estrellas, tratando de exterminar a las alimañas humanas que infestan su antiguo imperio. En la Franja Este, el Imperium se enfrenta a la creciente amenaza del Tau Empire, tecnológicamente superior, y desde la oscuridad exterior más allá de la galaxia se extienden los tentáculos hambrientos de las flotas enjambre Tyranid, devorando cada mundo que invaden. Sin embargo, todos estos enemigos palidecen frente a la amenaza más insidiosa de todas, la del Chaos. Desde más allá del velo de la realidad, los Poderes Ruinosos exhortan a sus seguidores mortales a perpetrar actos de crueldad diabólica y destrucción cada vez mayores, mientras legiones daemónicas se abren camino a través del espacio real en números aterradores.

Los defensores del Imperium se mantienen firmes frente a estas amenazas de pesadilla. Las abarrotadas filas repletas del Astra Militarum y del Adeptus Mechanicus luchan junto a los guerreros de élite de los Space Marines, las Adepta Sororitas, los Grey Knights. Sólo hay guerra, desde un extremo del Imperium a otro, y aquellos que sufren la maldición de ver el futuro susurran que lo peor está por llegar, y avisan de que la oscuridad ya se vislumbra en el horizonte. Una marejada estigia se acerca a cada hora que pasa para ahogar a toda la humanidad bajo sus heladas aguas.

Setting-2ColRep-Timeline

Cronología

El conocimiento de las largas eras de la historia de la Humanidad permanece envuelto en las sombras, enterrado por el paso de los eones o, simplemente, perdido. La labor de los historiadores obstinados acaba siendo como orientarse con una vela en medio de un interminable abismo oscuro. Éstas son las Eras de la Humanidad, tal como están registradas y son entendidas actualmente.

Ver cronología
galaxy-heroblock2

La galaxia

El 41º Milenio es un lugar vasto, oscuro y letal, lleno de misterios indecibles tanto científicos, esotéricos como alienígenas. Para producir un estudio de todas las tecnologías y hechicerías usadas en la Era del Imperium harían falta todos los escribas de Terra durante un centenar de años como mínimo; lo que sigue es tan sólo un atisbo de esta época aterradora, una pequeña llama en la oscuridad…

Ver la galaxia
Setting-2ColRep-factions

Explorar las facciones

Los más de diez mil años de guerras constantes han ayudado a pulir la pericia militar de la Humanidad, pues la galaxia es un lugar hostil y sólo por la fuerza de las armas consigue el Imperium mantenerse unido. En esta era, sólo los fuertes y los despiadados pueden albergar esperanzas de prevalecer. En la guerra por la supervivencia no cabe tomarse ningún respiro ni demostrar debilidad alguna.

Explorar las facciones
Setting-2ColRep-TGS

La Gathering Storm

Durante 10.000 años el Imperium ha resistido, manteniendo a raya el poder del Chaos con sus grandes ejércitos y la fuerza de los Space Marines. Eso se acabó. La Gathering Storm se estrella contra un Imperium debilitado y las legiones de los Dioses Oscuros parecen imparables. Cadia ha caído, un craftworld se fractura y los Daemons asaltan un millar de mundos. Pero en esta época oscura hay quienes siguen luchando hasta el fin para salvar al Imperium.

Leer más

Los Dioses del Chaos

Khorne

El Dios de la Sangre
Khorne es el dios de la guerra y el asesinato, el patrón de la ferocidad. Se sienta en un trono de bronce sobre una montaña de innumerables cráneos. La masacre es su único deseo.

Tzeentch

El Señor de la Transformación
El intrigante eterno, Tzeentch es el dios de la magia y del cambio, maestro de la corriente temporal. Es el Gran Conspirador y el Arquitecto del Destino.

Nurgle

El Gran Señor de la Descomposición
Nurgle es el Señor de la entropía y la fecundidad, el gozoso portador de la plaga y la corrupción física. Suyo es el ciclo de purificación, renacimiento y morbosidad.

Slaanesh

El Príncipe Oscuro
Slaanesh es el más joven de los Dioses del Chaos, divinamente hermoso. El Príncipe Oscuro personifica el exceso sin límites, así como todo lo decadente y degradado.