Warhammer 40,000
Fate of Konor: La galaxia en llamas

Explora las facciones

Conoce mejor la miriada de fuerzas que luchan por poder, territorio, venganza y deber por toda la galaxia. El Adeptus Astartes, junto con la gigantesca máquina de guerra que es el Astra Militarum y el resto de las fuerzas del Imperium, luchan con todo lo que disponen para defender el reino del Emperador. Las fuerzas de los Dioses Oscuros, tanto mortales como daemónicas, buscan el dominio destrozando el velo de la realidad y permitiendo que el poder del warp inunde la galaxia. Entretanto, las razas xenos (desde los bárbaros Orks al tecnológicamente avanzado Tau Empire, y desde las antiguas dinastías de los Necrons a sus némesis Aeldari) desean ampliar sus territorios entre las estrellas y lucharán contra cualquiera que se cruce en su camino.

Paso 1: Elige un bando

Chaos

Como campeones favoritos de los Dioses del Chaos, los Heretic Astartes gozan de muchas de sus bendiciones, desde una fuerza y resistencia antinatura hasta horribles mutaciones en forma de armas que pueden desollar a sus enemigos con una facilidad enfermiza. Todo tipo de criaturas terribles habitan en el warp, una dimensión infernal en la que las mayores pasiones y miedos de los mortales cobran una forma terrible. Actos de una atrocidad monstruosa o rituales macabros pueden debilitar las barreras entre las dimensiones, liberando en el espacio real pesadillescas incursiones daemónicas lideradas por los Grandes Daemons o Príncipes Daemon, que luchan junto a partidas de Heretic Astartes y cultistas fanáticos.

Imperium

Los más de diez mil años de guerras constantes han ayudado a pulir la pericia militar de la Humanidad, pues la galaxia es un lugar hostil y sólo por la fuerza de las armas consigue el Imperium mantenerse unido. En esta era, sólo los fuertes y los despiadados pueden albergar esperanzas de prevalecer. En la guerra por la supervivencia no cabe tomarse ningún respiro ni demostrar debilidad alguna.

Xenos

La Humanidad no es la única raza que vive entre las estrellas. Desde que viajaron por primera vez más allá de su propio sistema estelar, en los primeros días de la Era de la Tecnología, los humanos se han ido cruzando con razas alienígenas, la mayoría de las cuales han demostrado ser bastante hostiles. Aunque algunos xenos sólo habitan un único planeta, los hay que ocupan un sistema estelar entero o se han extendido incluso por el gran vacío galáctico. Por naturaleza, el Hombre jamás ha compartido sus mundos con los alienígenas, y el derramamiento de sangre ha marcado en todo momento al Imperium.

Paso 2: Elige una facción